20 días desde el trágico accidente de Alberto y Joaquín en Zaldibar.

Han transcurrido 20 días desde que Alberto y Joaquín quedaron sepultados en el vertedero de Zaldibar.

Están siendo días muy difíciles, donde se mezclan el dolor, la incomprensión y la rabia. Ante este tipo de accidentes laborales no podemos, ni acostumbrarnos, ni culpar de ello a la `fatalidad´.

Desde el ámbito de Pastoral Obrera queremos sumarnos a las peticiones que se han realizado en las eucaristías de este pasado fin de semana en Zaldibar y otros lugares de nuestra Diócesis. Del mismo modo, queremos transmitir nuestra solidaridad y cercanía a los familiares, amistades, compañeros y compañeras de Joaquín y Alberto.

En el accidente del vertedero de Zaldibar se dan la mano una tragedia humana y otra ecológica, con un amplio abanico de víctimas, desde el resto de trabajadores del vertedero hasta la población de las localidades cercanas, que sienten en peligro su salud.

Como nos dice el Papa Francisco en la Encíclica “LAUDATO SI”: Nuestro planeta, nuestra casa común, no puede permitirse “los efectos de la degradación ambiental, del actual modelo de desarrollo y la cultura del descarte en la vida de las personas”. El desastre de Zaldibar es un elemento más de una crisis ecológica y de valores, que nos llama a buscar alternativas, a “desacelerar un determinado ritmo de producción y consumo que puede dar lugar a otro modo de progreso y desarrollo” y al mismo tiempo “abrir camino a oportunidades diferentes, que no implican detener la creatividad humana y su sueño de progreso”. Es urgente cambiar el rumbo, para que el cuidado de la vida de las personas y de la naturaleza, como elementos inseparables, sea prioritario.

Ante estas situaciones, insistimos con fuerza en la centralidad de la dignidad de la persona como referente fundamental de toda actividad económica, laboral o social. Tanto la sociedad, como las instituciones, no debemos escatimar esfuerzos económicos, profesionales y humanos para garantizar un trabajo sin víctimas.

Como comunidad eclesial tenemos que procurar que estas situaciones se conozcan y se asuman compromisos:

  • En la defensa y la promoción de la vida en el campo de la seguridad y salud en el trabajo, porque el trabajo es para la Vida, tal como venimos insistiendo desde la Iniciativa “Iglesia por el trabajo Decente”.
  • En el cuidado de nuestra casa común, porque no debemos olvidar que “Somos tierra”.

 

Bilbao 25 de febrero 2020

BILBOKO GOTZAITEGIA

KARIDADE ETA ZUZENTASUNERAKO ORDEZKARITZA

LANGILE PASTORALTZA

Descargar comunicado Nota P.Obrera accidente Zaldibar

Volver