Noticia - www.bizkeliza.org
Skip to main content

“Se han recortado, sobre todo, los derechos”

creado por Darío Mollá habló sobre la precariedad |
|   Comunicación

El jesuita y “estudioso de la vida”, como el mismo se definió, Darío Mollá, habló ayer sobre la `Espiritualidad del trabajo en tiempos de precariedad´ en la sesión enmarcada dentro de las actividades del Gesto Diocesano de Solidaridad, que se celebrará el próximo 23 de mayo.

El ponente se refirió a la situación de precariedad y paro que va acompañada por una pérdida “progresiva y constante” de los derechos laborales y sociales conseguidos en los últimos años.

Darío Mollá ilustró sus reflexiones con algunos testimonios de personas que viven en su propia carne las consecuencias de la situación actual y que se sienten fracasados, ya que el fracaso social “se ha trasladado al ámbito personal”. En este contexto, el ponente abogó por rechazar los dos discursos imperantes como son: el que define el trabajo precario como fracaso y el que vincula a la persona emprendedora con el éxito. “En la sociedad se necesitan conductores de autobús o funcionarios. Todo el mundo no puede ser emprendedor”, sentenció.

El trabajo digno

Mollá profundizó sobre la relación entre dignidad humana y trabajo, “términos frecuentemente asociados”. Se tiende a calificar de más o menos dignos unos trabajos u otros en función de la consideración o relevancia social que tengan. Pero, tareas de mucha relevancia social pueden hacerse de un modo indigno, y tareas de muy baja consideración social “se pueden hacer con una gran dignidad”.

A modo de ver del ponente, el trabajo contribuye a construir una sociedad nueva pero en la situación actual “intentamos sobrevivir” aunque sigue siendo importante “sostener la utopía y fomentar el discernimiento”. Ambas dimensiones deben ir al unísono. La utopía se refiere a “sostener y afirmar” los principios fundamentales de la Doctrina Social de la Iglesia. El discernimiento “intenta iluminar y entender” la situación presente.

Uno de los consejos que ha dado Mollá ha sido el de fomentar espacios de encuentro y de acompañamiento entre los cristianos de manera que se potencie el empoderamiento y la ciudadanía por medio del don precioso que recibimos: la esperanza.

 

Darío Mollá.