Noticia - www.bizkeliza.org
Skip to main content

Santa María de Zenarruza: Una experiencia de Dios en el Camino

creado por Recorriendo el Camino de Santiago en Bizkaia |
|   Comunicación

Mañana celebraremos la festividad de Santiago y aprovechamos la ocasión para seguir con el recorrido iniciado hace unas semanas, por el Camino de Santiago, en Bizkaia. Esta etapa que presentamos hoy, está recogida en número de mayo de la revista diocesana “Alkarren Barri-Comunicación”, por Roberto González Zurdo. Tras dejar atrás la villa de Markina, y cruzando el puente Kareaga, llegamos hoy a Ziortza-Bolibar. Bolibar es un municipio pequeño, pero de gran importancia histórica puesto que de él es muy probablemente oriundo Simón Bolivar el Viejo, un abuelo de Simón Bolivar. Por este motivo, en el pórtico de su parroquia dedicada a Santo Tomás y que data del siglo X, se erigió en 1959 una capilla en honor a la virgen de Coromoto, patrona de Venezuela.

Atravesada la localidad de Bolibar, el camino conduce hacia el monasterio de Zenarruza a través de una calzada medieval en la que todavía subsisten algunas cruces del Viacrucis cuyas tres últimas estaciones están ya a las puertas del monasterio. Lamentablemente muchas de las cruces se han perdido por completo y de otras únicamente se intuye algún vestigio. "Sin embargo, la fe del pueblo que un día las erigió se mantiene fuerte e inquebrantable y cada año, el día de Viernes Santo, se sigue recorriendo este particular y hermoso Camino de la Cruz". 

Una experiencia de Dios en el Camino 

El autor de estos recorridos, Roberto Gonzalez Zurdo, destaca que éste es uno de los lugares especiales que el Camino regala al peregrino. “Cuando llegada la noche, y con la iglesia totalmente a oscuras, una luz ilumina a la Virgen de Ziortza y los monjes se sitúan delante de ella para entonan la Salve, se olvida el cansancio, el dolor de rodillas y las ampollas, el corazón se inflama, los ojos se humedecen y el alma se eleva al Señor. A la mañana, cuando el caminante reemprenda la ruta, lo acompañarán los versos del Benedictus entonado en el oficio de Laudes”.