Noticia - www.bizkeliza.org
Skip to main content

Mons. Algora: “No es normal que los sindicatos y los partidos políticos tengan tan poca afiliación”

creado por Hoy finalizan los Ejercicios Espirituales impartidos por el obispo |
|   Comunicación

El obispo emérito de Ciudad Real, Mons. Antonio Ángel Algora, concluirá hoy la tanda de Ejercicios Espirituales que está impartiendo a los presbíteros diocesanos, en Larrea (Amorebieta). El prelado zaragozano, proseguirá con las tareas propias de la parroquia que atiende en Madrid, pero además, seguirá con su labor en el departamento de Pastoral Obrera de la Conferencia Episcopal. Sociólogo de formación, considera que los presbíteros deben ayudar y estar presentes en esta sociedad que muchas veces “da vueltas sin llegar a ninguna parte”.

Monseñor Algora vino en avión a Bilbao, porque no quiso quedarse “atrapado” por la nieve en una autopista tal y como les ocurrió a muchas personas el fin de semana pasado. Utiliza este símil para referirse a la realidad de la sociedad actual. “Estamos sin poder movernos de la autopista. Parece que somos como hámsters en una jaula dando vueltas sin ir a ninguna parte. Muchas personas no pueden salir de la espiral de trabajo, consumo y vuelta al trabajo”. Sociólogo de formación, considera que el reto más importante de los católicos consiste en acompañar a que esta sociedad “cambie sus mecanismos”.
Sobre la razón de ser en la actualidad de la Pastoral Obrera señala su importancia en una sociedad en la que “obrera es toda aquella persona que vende su capacidad personal a un capital”. Prosigue su discurso destacando que la realidad es diversa, ya que puede ser “un alto ejecutivo que está viajando continuamente, pero que un día lo dejan en la calle porque no le necesitan o un obrero con un trabajo y un sueldo precario, que se queda en paro”. A su modo de ver, la Doctrina Social de la Iglesia tiene mucho que aportar porque habla de “cosas muy importantes para poder cambiar estas situaciones”. Le parece extraño que los sindicatos y los partidos políticos tengan tan poca afiliación “en esta sociedad en la que tendríamos que saber organizarnos”. En este sentido, apunta que los movimientos apostólicos obreros tienen una larga experiencia “que puede ser muy válida” para nuestra sociedad.