Noticia - www.bizkeliza.org
Skip to main content

Los `no conciertos´ de órgano de Urdaibai

creado por Suspendidos por la situación sanitaria |
|   Comunicación

Si la situación sanitaria no hubiera trastocado las agendas laborales y culturales, este mes de agosto, muchas personas aficionadas a la música religiosa estarían disfrutando del ciclo `Urdaibaiko Organoak-Joxe Mari Eguileor´. Organizado por la Asociación de Desarrollo Rural Urremendi, la programación de este año que celebraba su XVII edición, contaba con 15 conciertos de órgano en distintos municipios de la comarca de Busturialdea-Urdaibai. Una de las novedades de esta edición era que el órgano del templo San Pedro de Lumo iba a volver a sonar en un concierto tras finalizar parte de los trabajos de restauración financiados por la Fundación Gondra-Barandiarán. Se prevé que para finales de año se renueve también la caja del instrumento y se complete la restauración.

Se trata de una manera de conservar, recuperar y difundir el rico patrimonio de órganos de nuestras iglesias de una comarca de Bizkaia. Este año además se contaba con la participación de tres nuevos municipios en su programación: Ereño, Elantxobe y Murueta que se sumaban a las localidades de Arratzu, Bermeo, Busturia, Gautegiz-Arteaga, Gernika-Lumo, Ibarrangelu, Kortezubi, Forua y Mundaka. 

La novedad del órgano de Lumo que tendrá que esperar 

Este año estaba prevista una actuación con el órgano recién restaurado de la iglesia San Pedro de Lumo. El instrumento, de estilo romántico, fabricado en 1906 el organero Lope Alberdi Rekalde, estará restaurado completamente para finales de año gracias a la ayuda de la Fundación Gondra-Barandiarán. El maestro organero Alejandro Turanzas se encarga de la restauración.

Un organero de renombre nacido en Urdaibai

Lope Alberdi Rekalde nació en Gautegiz de Arteaga el 25 de septiembre de 1869, en el camino que conduce al Castillo de la Emperatriz Eugenia, en la que sus padres tenían café- fonda, frecuentado por las tropas de las Guerras Carlistas. En ella se hospedó el organero Aquilino Amezua, quién atraído por el carácter avispado del muchacho, ingenioso hasta el extremo de fabricar tinta con las hierbas silvestres del lugar, le incorporó al grupo de operarios al ir a instalar el órgano de la Parroquia. 

Lope, en sus ratos libres, se iba al Coro y se ponía a trabajar en el órgano, por lo que el Amezua pidió a los padres que le dejaran llevárselo a Barcelona. A pesar de sus 15 años, accedieron a ello. A los 22 años le envían a Filipinas al montaje de órganos, cosa que él efectúa de polizón. A los 23 años y en la tradicional iglesia del Pino, en la barcelonesa Plaza del Pino, contrae matrimonio con Doña Dolores Aguirrezabal, que residía en Barcelona, pero nacida en Durango, con la que tuvo ocho hijos, entre ellos el compositor de música sacra don Antonio Alberdi Aguirrezabal. 

Falleció en Barcelona el 20 de Marzo de 1948, a los 79 años de edad. En Bizkaia construyó los órganos de San Nicolás de Bari de Izurtza (Bizkaia), San Andrés Apóstol de Ibarrangelua, San Pedro de Lumo, Nuestra Señora de la Asunción de Zeanuri, San Bartolomé Apóstol de Areatza, San Torcuato de Abadiño, San Francisco de Asís de Bermeo, Santa Eufemia de Bermeo,  Santa Maria de la Asunción de Bermeo, San Juan Bautista de Zornotza-Larrea,  Santa Maria de la Asunción de Mundaka, San Nicolás de Bari de Bilbao, la Encarnación de Bilbao-Atxuri,  S. José de la Montaña de Bilbao-Abando.  

Entre sus órganos más importantes figuran los de la Abadía de Montserrat y los de las catedrales de la Seo de Urgell y de Girona.

Consola del órgano de Lumo