Noticia - www.bizkeliza.org
Skip to main content

Los centros diocesanos abren sus puertas para el alumnado con necesidades de refuerzo

creado por Entrevista con Nerea Begoña, responsable de la red EBI |
|   Comunicación

Aunque la reapertura no se va a realizar de una manera normalizada dadas las circunstancias, este lunes día 25 de mayo, algunos de los 16 centros educativos de la red diocesana EBI vuelven a clase. El alumnado que necesite refuerzo y esté en los cursos finales en 4º de la ESO, Primero y Segundo de Bachillerato y Formación Profesional retornará al centro de cara a sacar los objetivos mínimos de las etapas y la preparación para el Bachillerato. A pesar de que los centros han estado cerrados con motivo del estado de alarma, la red no ha interrumpido la actividad escolar y la formación del alumnado. Nerea Begoña, responsable de la red EBI, ofrece algunos detalles en torno a las diversas maneras que los centros han tenido para adaptarse a la nueva situación poniendo el acento en el centro Otxarkoaga, donde hay estudiantes menores de edad no acompañados (MENAS).

La mayoría de los centros han estado preparados para la nueva situación que se ha vivido durante el confinamiento, ya que “en gran medida” estaban digitalizados. A partir de 3º de primaria disponían de dispositivos terminales para poder trabajar online. También había una manera de comunicarse con las familias por medio de plataformas digitales. “Por lo tanto, de alguna manera, estábamos listos”, señala Nerea Begoña para añadir que quiere agradecer el esfuerzo que han realizado las madres y padres por hacer un poco de “maisus y andereños de sus hijos en casa y compatibilizar el teletrabajo con las actividades que hemos propuesto desde casa”.

El 71% del alumnado en Otxarkoaga, sin ordenador

Otxarkoaga es un centro diferente, que trabaja con los colectivos más desfavorecidos, con inmigrantes. Por lo tanto, “lo primero que hicimos aquí, al igual que en otros centros” fue detectar las necesidades que había por parte del alumnado tanto de internet como de dispositivos móviles. “No solamente hemos atendido a la parte académica sino la emocional. Es decir, hemos querido saber cómo se encuentran”. En el centro de Otxarkoaga se dieron cuenta de que el 71% del alumnado no tenía ordenador ni dispositivos móviles para poder enviar sus trabajos. “Recurrimos a buscar en los mismos centros ordenadores y la red ha sido muy generosa. Por otra parte, el departamento de educación nos concedió unas tarjetas y algunos servicios de telefonía nos han proveído también de conexiones”. Hay que tener en cuenta que mucha parte del alumnado son MENAS y que conviven con otros,muchas veces la manera de ayudar de los profesores no es la académica solo sino también la de acompañar en su proceso personal”.

Una gela de un centro diocesano