Noticia - www.bizkeliza.org
Skip to main content

Las colonias urbanas de San Francisco, a buen ritmo

|   Comunicación

Un año más a lo largo del mes de julio niños y niñas, adolescentes y jóvenes tienen la oportunidad de vivir una experiencia lúdica, divertida y enriquecedora. Colonia urbana, para los más peques y Campo de Trabajo, para los mayores, componen el programa organizado por las Hermanas Pasionistas y Jesuitas junto a Cáritas que sirve, además, para dar continuidad al trabajo que se realiza durante todo el año en el Proyecto de Infancia (Tximeleta) de Cáritas.

28 jóvenes voluntarios procedentes de Madrid, Sevilla, Valencia Zaragoza y un grupo de Bizkaia están ayudando a disfrutar de un verano diferente a unos 100 chavales y chavalas de entre 4 y 14 de ellos, muchos de ellos inmigrantes, que disfrutarán de esta experiencia hasta el día 24 de julio. El grupo de voluntariado hará dos turnos. Unos concluirán este viernes y los otros comenzarán el próximo lunes.
La escuela de Atxuri, los locales de la iglesia de San Antón y Miribilla son algunos de los enclaves en los que transcurren las actividades, aunque también son frecuentes las salidas a otros lugares a lo largo del programa.
El objetivo de esta actividad es doble, según explican sus responsables. Por un lado, están las Colonias Urbanas, que discurren a lo largo de la mañana destinadas a la chavalería y, por el otro, el Campo de Trabajo en que participa el equipo de voluntariado y donde se realizan talleres de sensibilización social, tocando temas como la inmigración, la prostitución y las personas sin hogar. El voluntariado, además convive durante estos días en el centro que tiene Cáritas en la Plaza de la Cantera.
Además, participan en jornadas de convivencia como la que se desarrolló este pasado domingo. El jesuita Jon Sagastagoitia, presidió la eucaristía “momento importante para que los participantes en el campo de trabajo expresaran lo que han vivido a lo largo de estos días”, precisan. Entre los testimonios escuchados destaca el de gratitud por haber tenido la oportunidad de vivir esta experiencia, “por poder acercarse a estas realidades que nos hacen salir de nuestra zona de confort y dar lo mejor de nosotras y por ver la realidad desde diferentes puntos de vista”.

Grupo de monitores y monitoras.