Noticia - www.bizkeliza.org
Skip to main content

La ikastola Begoñazpi, a la final del campeonato mundial de robótica, ciencia y tecnología

creado por Del 26 al 28 de abril en Estados Unidos |
|   Comunicación

El World Festival de la First Lego League (FLL), es la competición de ciencia escolar más prestigiosa del mundo y este año se celebrará entre el 26 y el 29 de abril en la ciudad de San Luis, en el estado de Misuri. El alumnado de la ikastola diocesana Begoñazpi ha creado un proyecto de bolsas completamente biodegradables para usar en supermercados, que fue primer premio a la Solución Innovadora en la Final de la FLL España. El equipo de la Ikastola defenderá su proyecto y competirá en las misiones de robots frente a otros 400 grupos escolares de todo el mundo.

La ikastola Begoñazpi de titularidad diocesana será, junto a un colegio de Barcelona y otro de Tarragona, uno de los tres únicos centros escolares del Estado que alcanzan la final mundial, denominada World Festival. Han accedido a la final mundial de la First Lego League en Estados Unidos después de disputar la final española, que se celebró en marzo en Logroño, con un proyecto científico que propone la creación de bolsas completamente biodegradables, dirigidas al sector de las tiendas y supermercados y que permitiría acabar con la enorme contaminación que generan, hoy día, las bolsas de plástico habituales. El proyecto obtuvo el primer premio en la categoría de Solución Innovadora. Previamente, el equipo de Begoñazpi, denominado Faunity, ganó el campeonato homólogo vasco que organiza la agencia vasca de la innovación, Innobasque.
Los jueces de la final estatal destacaron la utilidad de la propuesta, respaldada, a su vez, por un proyecto que abarca todo tipo de disciplinas tecnológicas y científicas, además de economía, física y química, matemáticas o lenguaje, ya que el proyecto fue defendido íntegramente en inglés.
La participación en la final mundial de este campeonato, el más prestigioso del mundo en el campo de la ciencia escolar, supone un hito trascendental para un centro escolar, sobre todo después de que el año pasado la ikastola bilbaína también disputara en Estados Unidos, en Washington, la final del Global Innovation Award, otra disciplina de este campeonato que evalúa únicamente proyecto científicos innovadores. En esa ocasión, la ikastola propuso la reutilización de las toallitas húmedas en la creación de edredones o abrigos.
El proyecto de Faunity presenta, así, la creación de bolsas biodegradables a partir de un polímero, el alcohol de polivinilo (PVA), no tóxico y que se disuelve en el agua, para destinarlas al consumo en tiendas y supermercados. Los alumnos han creado las bolsas e, incluso, han contactado con empresas, como Plásticos Alhambra, de Granada, que estarían dispuestas a comercializarlas.
El novedoso proyecto de los alumnos también resuelve problemas como la lluvia, con una pátina temporal, o la tinta de las marcas de las tiendas. Para ello, han dado con una tinta, producida en China, también biodegradable. Estas bolsas evitarían la gran contaminación que conllevan las bolsas tradicionales, que, según el análisis de los alumnos, generan 8.000 toneladas anuales de plástico no degradable.