Noticia - www.bizkeliza.org
Skip to main content

La Diócesis reúne a cientos de personas en una comida solidaria

creado por II Jornada Mundial por los Pobres |
|   Comunicación

La ikastola Begoñazpi, de Bilbao, ha acogido hoy sábado la jornada central del Gesto Diocesano de Solidaridad de este año. Unas 600 personas han participado en  las actividades que se han llevado a cabo a lo largo del día enmarcado en la II Jornada Mundial de los Pobres, convocada por el Papa Francisco y que se ha concretado en el lema “GRITA POR LA JUSTICIA-GARRASI EGIN, GARTSU EKIN”. Y así ha concluido el programa: con un gran grito por la justicia y con todas las personas congregadas levantando sus brazos. Además, el buen tiempo -ha salido un día radiante- también ha querido sumarse al Gesto de hoy.

Desde primera hora de la mañana el equipo de voluntariado ha estado trabajando para tener listas todas las actividades que se han ido desarrollando a partir de las 12:00 h. De manera simultánea, en varios talleres se ha debatido en torno a la vivienda, la precariedad laboral, la exclusión, capacidades diversas, estereotipos, violencia contra las mujeres, etc… Tras los talleres, el acto central del día ha sido la comida intercultural, en la que también ha estado presente el obispo diocesano, Mons. Mario Iceta, servida por Lapiko Catering, empresa de inserción del sector hostelería. En ella, han participado alrededor de 600 personas llegadas de todas las vicarías de la Diócesis y personas usuarias de diversas entidades de la Iglesia.

El delegado diocesano de Caridad y Justicia, Manu Moreno en su intervención ha dicho que con este Gesto “queremos el grito de esperanza que no puede acabar aquí, queremos mostrar que nuestra Diócesis puede gritar por la justicia, por las personas empobrecidas y, día a día, por un mundo mejor”.

“El pobre gritó de angustia y fue escuchado. Dios siempre escucha y conoce lo que necesitamos” ha dicho el Obispo, refiriéndose a las Escrituras. "Dios siempre está de parte del que sufre", ha destacado Mons. Iceta, quien en su intervención ha solicitado hacer presente la justicia “que es la presencia del reino entre nosotros”. El Obispo ha concluido pidiendo que interioricemos el lema de hoy “que tome presencia en nuestro corazón, porque Dios nos escucha y nos envía a escuchar los sufrimientos de los demás”.