Noticia - www.bizkeliza.org
Skip to main content

La Diócesis destina la mayor parte de su presupuesto a la actividad socio-caritativa

creado por A Cáritas, Misiones y Manos Unidas |
|   Comunicación

Con motivo de la Jornada de la Iglesia diocesana, que este año se celebra el próximo 11 de noviembre, el obispo de Bilbao ha realizado una comparecencia pública para dar a conocer las cuentas y las actividades de la Iglesia de Bizkaia. La presentación se ha llevado a cabo en el centro de orientación familiar Lagungo, con motivo de su 25 aniversario.

Monseñor Iceta ha expuesto que, tal y como se hizo el año pasado, la Diócesis aunará en torno al mismo mensaje las diversas actividades que se han organizado para el Día de la Iglesia diocesana, el Gesto Diocesano de Solidaridad y la Jornada Mundial de los Pobres: `Grita por la Justicia- Gasarri egin, gartsu ekin´. Con este motivo, ha referido una cita del papa en la que pide que hay que mirar a nuestro alrededor y “escuchar el grito y las necesidades de los pobres”. Ha concretado que en Bizkaia, la Iglesia además de alzar la voz, “quiere seguir ofreciendo respuestas ante las injusticias”. En este sentido, se ha referido al “drama de las personas en movilidad humana forzosa” que están llegando a Bizkaia desde la frontera sur, “3.500 desde junio”. La mayoría de ellas, “un 90%, continúa su proyecto migratorio viajando a otros países europeos”, pero algunas personas deciden quedarse aquí y ante esta realidad ha añadido que, “es necesario que sigamos insistiendo en la necesidad de que se ofrezca una acogida cálida a estas familias fortaleciendo los recursos para su integración plena”.

La Iglesia de Bizkaia ha activado algunas respuestas “aunque nunca serán suficientes”, ha señalado el obispo. En este punto ha ofrecido algunos datos relativos a los comedores sociales que gestiona Cáritas en Bilbao y Barakaldo, donde el curso pasado se atendieron a “1.353 personas, un 12 % más que el anterior”. En cuanto a los datos referentes a este año, hasta ahora Cáritas ha atendido “un 41% más de personas que el año pasado en este periodo”. Con la llegada de personas migrantes, en julio se habilitó un tercer turno en el comedor social de las Apostólicas de Indautxu, en el que se “movilizaron de forma inmediata más de 100 personas voluntarias” para reforzar este servicio.  Por otro lado, la Diócesis ha cedido un local en Berriz para “acoger a migrantes, en paso, en situaciones de especial vulnerabilidad”. Un tercio del parking de las 93 viviendas que gestiona Cáritas para el acompañamiento a 300 personas con necesidades han sido cedidas por la Diócesis.

Datos económicos 2017

Mons. Iceta ha señalado algunas actividades pastorales que impulsan las más de 314 instituciones diocesanas.  Para llevar a cabo las mismas, la mayor parte de los fondos que recibe la Diócesis de Bilbao,” un 69%, proviene de los ingresos propios, aportaciones de los fieles y donativos”. El obispo ha destacado la importancia de “realizar una gestión eficaz y eficiente de los recursos”. En este sentido se ha referido a uno de los principales objetivos de la Diócesis, que es el de la autofinanciación, “en este momento es de un 87%”, ha detallado. Durante el año 2017, la Diócesis contó con unos ingresos de 32.574.737,12 €, 1,3 millones menos que el año anterior, motivado “en gran medida” por el “descenso de las aportaciones de los fieles y los donativos”, aunque las aportaciones directas en las parroquias han tenido un incremento del 2,56% respecto al año anterior. Aún con esta disminución en las arcas diocesanas, el destino principal de los fondos se sigue dedicando a la labor socio-caritativa: “un 44% se ha dirigido a Cáritas, Misiones y Manos Unidas”.