Noticia - www.bizkeliza.org
Skip to main content

La Diócesis de Bilbao sopla hoy 70 velas

|   Comunicación

A partir del 1 de julio de 1950 el Nuncio Apostólico en España declaró erigida la Diócesis de Bilbao. Nueve meses antes, el 2 de noviembre de 1949, se firmó el documento fundacional  con el nombre `Quo Commodius´. La bula se publicó en el Boletín Oficial de la Diócesis de Vitoria y en ella se encomendaba al entonces Nuncio en España, Monseñor Cayetano Cicognani, la ejecución de todo lo que venía determinado en la misma. La directora del Archivo Eclesiástico de Bizkaia, Anabella Barroso, recuerda que tal día como hoy, hace 70 años se estableció entre otras cuestiones, “elevar a grado y dignidad de iglesia catedral el templo de Santiago Apóstol”.

Hace hoy 70 años comenzó la historia de nuestra Diócesis de Bilbao y para celebrar esta efeméride, a lo largo de este curso se han llevado a cabo diversas actividades tanto desde el Instituto Diocesano de Teología y Pastoral como desde el Archivo Diocesano. Los medios de comunicación diocesanos han dedicado buena parte de sus contenidos también al recuerdo de esta trayectoria. Desde el comienzo de curso y hasta que finalice este año, la revista que recoge las actividades de la Iglesia de Bizkaia, Alkarren Barri-Comunicación está realizando un repaso a la historia de la Diócesis de mano del anterior vicario general Ángel Mari Unzueta y con la colaboración del Archivo Diocesano. Hasta el momento, se han publicado seis capítulos con el recorrido audiovisual de los hitos principales acontecidos durante estas siete décadas. 

La bula Quo Commodious

En el texto se decía que: "La nueva Diócesis de Bilbao coincidirá con los límites de la provincia civil de Vizcaya y el territorio de Villaverde de Trucios constará de doscientas once parroquias; le asignamos como Patrono a San Ignacio de Loyola. Establecemos su sede en la ciudad de Bilbao y elevamos al grado y dignidad de iglesia catedral al templo en ella existente dedicado a Dios en honor del Apóstol Santiago el Mayor (..) A estas iglesias constituidas así en catedrales y a los que fueren sus obispos, les atribuimos todos los derechos, insignias, favores y privilegios de los que gozan en todo el orbe, y por derecho común el resto de las catedrales y sus prelados, a la vez que contraen todas las cargas y obligaciones que les son anexas".