Noticia - www.bizkeliza.org
Skip to main content

La devoción a la Amatxu atrae a miles de fieles a la basílica

|   Comunicación

"Pleno en todas las eucaristías. También en las misas de la tarde, a las que pensábamos que iba a venir menos gente", explicaba el párroco Eusebio Pérez Mayo, sorprendido por la respuesta de los fieles, que a pesar de la situación, no dejaron de acudir a la cita del día de la Virgen de Begoña, patrona de Bizkaia. El obispo presidió la última eucaristía del día, a las 20 h. Acogió en el atrio junto al párroco actual y su antecesor, José Luis Achótegui,  a la Romera de Honor, quien llegó en procesión con la Cofradía de Begoña. Le acompañaba el Romero de Honor del año pasado, el alcalde Juan María Aburto. Antes de la eucaristía, la jefa de informativos de Telebilbao, Irene Díaz, agradeció emocionada el reconocimiento porque "siempre he entendido a la Amatxu como la que nos cuida por encima de nuestras familias". Puso en valor la labor de los medios de comunicación durante la pandemia y se acordó de algunas personas fallecidas como Luis del Olmo, Ramontxu o José Manuel Cortizas. Tras su discurso bailó un aurresku en honor a la Amatxu acompañada de una dantzari de `Erreka Ortu´ y un dantzari de Sondika, lugar donde vive la Romera en la actualidad. El obispo, en su homilía, reconoció la labor de los medios de comunicación locales y la tarea de los políticos "que responden con el espíritu de construir comunidad y hacer con los demás". 

El prelado agradeció a los fieles su presencia en la eucaristía y destacó en su homilía que "esta Virgen que nos congrega es muchas cosas". Se refirió a que es "la primera mujer que creyó en la propuesta de Dios".
Habló de devociones relacionadas con la fe o con una profesión. "Aquí en Bizkaia-señaló- tenemos nuestra devoción a la Amatxu y ha sido parte de nuestra vida y experiencia de fe".

Se refirió a los símbolos y a la importancia de los mismos. A pesar de que "algunos dividen", Begoña "representa un propósito común, que une". Habló de la necesidad de que cada cual desde su vocación responda a la llamada de "mejorar la comunidad". Finalizó su homilía pidiendo a la Amatxu de Begoña en euskera que nos cuide y nos enseñe a actuar con sinceridad, clarividencia y en trabajo conjunto".

Al final de la eucaristía el grupo de danzas `Beti Jai Alai´ volvió a bailar la ezpatadantza dedicada a la Virgen de Begoña, al igual que en la festividad del 15 de agosto. El obispo envió un saludo afectuoso de parte de Mons. Mario Iceta, quien desde Burgos se encomendaba también a la Amatxu.