Noticia - www.bizkeliza.org
Skip to main content

Inaugurado el Año de la Misericordia en la Diócesis

|   Comunicación

Mons. Mario Iceta ha abierto este mediodía la Puerta Santa de la Misericordia en la Catedral de Santiago. De este modo, ha quedado inaugurado el Año de la Misericordia en la Diócesis, que se prolongará hasta el 13 de noviembre de 2016. El obispo ha firmado un Decreto en el que se establece, entre otros asuntos, que los templos jubilares en nuestra Diócesis, para este periodo, serán la santa iglesia catedral del Señor Santiago y el santuario de Begoña. El texto completo del Decreto, se publica en el Boletín Oficial del Obispado de Bilbao (noviembre 2015).

"Esta mañana queremos acudir a María a que nos enseñe a ser misericordiosos como el Padre", ha destacado el obispo durante su homilía en la celebración que ha tenido lugar hoy, en Bilbao. El templo ha estado abarrotado de fieles y la ceremonia ha contado con la intervención de la capilla de Música de la Catedral.

En nuestra diócesis, en conformidad con lo establecido en la Bula Misericordiae Vultus y la Carta en la que el Santo Padre Francisco concede la indulgencia con ocasión del Jubileo Extraordinario de la Misericordia, el DECRETO establece, además de la designación de los dos templos jubilares, que hoy día 13 de diciembre (III Domingo de Adviento) sea abierta la Puerta Santa de la iglesia catedral y, al mismo tiempo, sea inaugurado el Año Jubilar en el santuario de Begoña.

Bendición Papal

El Ritual Romano dispone que el Obispo en su Diócesis, o los prelados equiparados por el derecho a los obispos diocesanos, tienen la facultad de impartir la bendición papal, con indulgencia plenaria incluida, tres veces al año en las solemnidades que él elija, usando el rito especialmente preparado para tal circunstancia.

El Papa Francisco, con ocasión del Jubileo de la Misericordia, ha concedido a todos los obispos del mundo la posibilidad de impartir la Bendición Papal con indulgencia otras dos veces, además de las tres mencionadas anteriormente: la primera, al término de la Celebración de Apertura del Año Santo en las Iglesias locales el próximo 13 de diciembre; la segunda, al finalizar la Celebración conclusiva del Jubileo en las Iglesias locales el 13 de noviembre del 2016.

Carta conjunta

En la última carta conjunta de los obispos del País Vasco y Navarra titulada “Misericordia entrañable”, trataron este tema y lo propusieron para su oración, reflexión y compromiso durante este tiempo. En ella afirmaban  que “La misericordia de Dios se expresa en una Alianza a la que Él será siempre fiel, a pesar de las infidelidades del pueblo. Esta Alianza es un don y una gracia, particularmente en los momentos de desesperanza y muerte. De ahí viene la palabra misericordia: Un corazón que se vuelve hacia la miseria humana, el corazón de Dios que abraza y rescata de la fragilidad, de la quiebra interior y del pecado al ser humano para restablecerlo nuevamente en la Alianza. El término misericordia adquiere su profundo significado precisamente ante la infidelidad y el sufrimiento. La fidelidad de Dios sale en rescate de quien ha sido herido y derribado en su caminar. La misericordia va más allá de la compasión: es activa, es salida, es búsqueda sin fin para rescatar, sanar, restablecer, vivificar” (n.5)”.

El obispo, abriendo la Puerta Santa en la catedral de Santiago, este mediodía.