Noticia - www.bizkeliza.org
Skip to main content

Fran Pinilla: “En Balmaseda nos hacía falta subir los ánimos y compartir la Semana Santa”

|   Comunicación

Para no tener que salir de casa, la parroquia se mueve”, era la invitación que les hacía la parroquia de San Severino a los vecinos ayer, festividad de Domingo de Ramos. La convocatoria se había realizado por whatsapp, con la inestimable ayuda de la gente que prepara la Semana Santa de Balmaseda. Tras comunicar la idea tanto al Ayuntamiento como a la Ertzaintza y con una autorización del alcalde para “acudir a la Iglesia de San Severino cumpliendo las medidas sanitarias dictadas al respecto”, se enfundó los guantes y la mascarilla y comenzó a recorrer las calles con el hisopo y el agua bendita en las manos. Muchos vecinos salieron a los balcones con los dibujos de las Palmas que habían preparado junto a los niños en las casas. A mitad del camino la ertzaintza le paró y no pudo finalizar el recorrido. Algunas familias lamentaron la situación e incluso hubo un niño que lloró porque el cura no llegó hasta su calle. Eso sí, Pinilla acabó el recorrido en casa, enviando otro vídeo de bendición a las familias y a los txikis.

Así cuenta lo ocurrido Fran Pinilla, en un vídeo que nos ha enviado:

Este domingo de Ramos en Balmaseda hemos tenido esta peculiar procesión en la que he salido bendiciendo los Ramos por la calle cumpliendo todas las medidas de seguridad para que pudiera ser. Para que la gente no saliera de casa y para que pudiéramos seguir la semana santa, porque además precisamente aquí en Balmaseda nos hacía falta subir los ánimos y seguir compartiendo algo que aquí es muy vivido, Por eso hemos llevado a cabo esta iniciativa que desde el principio ha sido comunicada al ayuntamiento y a la ertzaintza para saber cuáles eran las medidas de seguridad que había que tomar y para darle forma y poder realizarlo. A mitad de recorrido, hemos tenido que parar porque aunque a la ertzaina que me ha parado le he sacado el documento del ayuntamiento en el que se me daba el permiso,  ha considerado que no era motivo suficiente para salir a la calle, ya que no era una cuestión de primera necesidad. La gente lo ha tomado muy bien no sólo los que lo habían preparado sino otras personas que no conocían la iniciativa. De este modo, finalmente la villa ha recibido la bendición y toda la Unidad Pastoral. Mucho ánimo a todos y que sigamos viviendo la Semana Santa desde dentro”.

Fran Pinilla realizando parte del recorrido