Noticia - www.bizkeliza.org
Skip to main content

“El perdón sana profundamente”

creado por El obispo en la Eucaristía del Día de la Memoria |
|   Comunicación

Ayer jueves, por la tarde, el obispo diocesano, Mons. Mario Iceta, presidió, en la Basílica de Begoña, una eucaristía en memoria de las víctimas del terrorismo y de la violencia, en el marco de las celebraciones organizadas en torno al Día de la memoria que tiene lugar hoy, 10 de noviembre.

“Estamos celebrando esta Eucaristía por el descanso eterno de quienes han sido asesinados durante tantos años de terrorismo y violencia. Aunque queramos, -dijo el obispo durante su homilía- no podremos hacernos cargo hasta el fondo del infinito dolor, sensación de soledad, impotencia, abandono, angustia, tristeza de quienes han experimentado la muerte injusta y cruel de sus seres queridos. Estos inocentes asesinados se asimilan a Cristo, víctima inocente, injustamente sacrificada. Y el sentimiento de dolor y amargura de sus familiares y amigos se asocia al de los discípulos que estaban en la casa “con las puertas cerradas y con miedo”.
En su homilía, Mons. Iceta hizo numerosas referencias a el perdón “que sana profundamente –dijo- nuestra naturaleza herida y agredida. El perdón otorgado por Dios, por la acción del Espíritu Santo, hace de nosotros criaturas nuevas y nos retorna a la vida, después de la noche del dolor y el sufrimiento. Y el perdón restablece la comunión perdida, posibilita que de la enemistad y el odio pueda surgir una fraternidad nueva, probada por el sufrimiento, pero ahora impulsada y sostenida por la acción del Espíritu”.
El obispo concluyó pidiendo a Dios “con humildad y confianza, para todos nosotros. Señor, en tus brazos amorosos hemos depositado confiadamente a nuestros hermanos y hermanas tan injusta y dolorosamente asesinados. Ayúdanos a pedir y aceptar tu perdón que restablezca la comunión y la fraternidad tan brutalmente destruida. Haznos servidores de tu reconciliación. Solos no podemos. Tu Santo Espíritu sí lo hará posible”.