Noticia - www.bizkeliza.org
Skip to main content

El obispo presidirá los oficios de Semana Santa de modo privado y se podrán seguir a través de los medios  

creado por Disposiciones para Semana Santa |
|   Comunicación

Mons. Mario Iceta ha publicado unas disposiciones especiales para los oficios de Semana Santa con motivo de las circunstancias generadas por la pandemia del coronavirus que “impiden desarrollar de modo ordinario las celebraciones litúrgicas”. Dada la suspensión de la celebración pública, “no así la celebración privada”, el obispo dispone que los oficios de Semana Santa se celebrarán de modo privado y se podrán seguir a través de esta misma página web, desde la emisora diocesana Radio Popular-Herri Irratia y desde Telebibao. La Misa Crismal del jueves santo en la catedral se concelebrará únicamente por el obispo auxiliar y el vicario general. El mismo día, en la celebración de la Cena del Señor, se omitirá el lavatorio de pies y no se realizará la procesión del final de la Misa. Estas y otras disposiciones para la Diócesis de Bilbao recogidas a continuación: 

DISPOSICIONES PARA LA CELEBRACIÓN DE LA SEMANA SANTA 2020 

El Triduo Pascual de la Pasión y Resurrección del Señor es el centro del Año Litúrgico, en el que celebramos la obra de nuestra redención y la perfecta glorificación de Dios realizada por Cristo, que con su muerte destruyó la Muerte y con su Resurrección restauró la vida (cf. NUAL 18).

Las circunstancias generadas por la pandemia del coronavirus que estamos viviendo, nos impiden desarrollar de modo ordinario las celebraciones litúrgicas. Por eso, siguiendo las indicaciones generales y las sugerencias del Decreto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos del 20 de marzo de 2020 (Prot. N. 153/20) concernientes a las próximas Fiestas Pascuales y dada la suspensión de la celebración pública, no así la celebración privada que se expuso el pasado 14 de marzo y la dispensa a los fieles cristianos de nuestra diócesis de la asistencia a la Eucaristía los domingos y fiestas de precepto, pudiéndose seguir a través de los medios de comunicación, es necesario promulgar las siguientes

DISPOSICIONES

1.   Se celebrarán en la Catedral la Misa del Domingo de Ramos (12’00 horas), la Misa Crismal (Jueves Santo, 12’00 horas), la Celebración de la Cena del Señor del Jueves Santo (17’00 horas), la Celebración de la Pasión del Señor del Viernes Santo (17’00 horas), la Vigilia Pascual en la Noche Santa (22’30 horas), y la Misa del Domingo de Resurrección del Señor (12’00 horas). Todas estas celebraciones podrán seguirse en directo a través de la web diocesana, Radio Popular-Herri Irratia y Telebilbao, a quien agradecemos su disponibilidad para retransmitirlos. Os invitamos a seguir estas celebraciones desde vuestros hogares, como miembros de la Iglesia Diocesana.

2.   Los presbíteros pueden celebrar los oficios mencionados de modo privado acompañados, si fuera posible, de un muy reducido grupo de fieles respetando escrupulosamente las disposiciones sanitarias decretadas.

3.   Los monasterios de vida contemplativa podrán celebrar los oficios sólo para la comunidad, a puerta cerrada y guardando las medidas sanitarias oportunas. La misma disposición rige para las comunidades de vida consagrada, las residencias de sacerdotes y el seminario.

4. Para las celebraciones litúrgicas de la Semana Santa y del Triduo Pascual deberán tenerse en cuenta las siguientes indicaciones:

a. Siempre se incluirá en la oración de los fieles una petición, por ejemplo:

Por las personas afectadas por el coronavirus, por todos los que los atienden, por los fallecidos, sus familias y por la pronta desaparición de esta epidemia.

b. Misa del Domingo de Ramos de la Pasión del Señor: Se conmemorará la entrada del Señor en Jerusalén según la fórmula tercera (entrada simple).

c. Misa Crismal: Se celebrará el Jueves Santo en la Catedral concelebrada únicamente por el obispo auxiliar y el vicario general, debido a las restricciones actuales. La renovación de las promesas sacerdotales se traslada a la celebración de la fiesta de Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote. Los óleos podrán ser retirados de la catedral cuando sea posible acceder a la misma según se modifiquen las restricciones actuales decretadas por el estado de alarma.

c.    Celebración de la Cena del Señor del Jueves Santo: El lavatorio de los pies se omitirá. Al final de la Misa no tendrá lugar la procesión y solemne reserva del Santísimo Sacramento, sino que se reservará del modo habitual en el Sagrario. No olvidemos este día animar a los fieles a colaborar con los más necesitados a través de la Caritas diocesana.

d.   Celebración de la Pasión del Señor del Viernes Santo: En la oración universal se añadirá la siguiente intención:

IX b. Por quienes sufren en tiempo de pandemia 

Oremos también por todos los que sufren las consecuencias de la pandemia actual: para que Dios Padre conceda la salud a los enfermos, fortaleza al personal sanitario, consuelo a las familias y la salvación a todas las víctimas que han muerto. 

Oración en silencio. Prosigue el sacerdote:

 

Dios todopoderoso y eterno,

singular protector de la enfermedad humana,

mira compasivo la aflicción de tus hijos

que padecen esta pandemia;

alivia el dolor de los enfermos,

da fuerza a quienes los cuidan,

acoge en tu paz a los que han muerto

y, mientras dura esta tribulación,

haz que todos

puedan encontrar alivio en tu misericordia.

Por Jesucristo, nuestro Señor.

 

R/. Amen.

 

La Adoración de la Cruz se realizará mediante una genuflexión. Sería necesario recordar la ayuda que este día se destina a los santos lugares, con tantas necesidades y carencias, de modo que cuando pasen las medidas dispuestas de confinamiento podamos canalizar nuestra colaboración a través de las parroquias.

e.    Vigilia Pascual en la Noche Santa de la Resurrección del Señor: La primera parte -lucernario- se desarrollará en el presbiterio del siguiente modo: tras el saludo inicial, omitiendo la bendición del fuego, se harán los signos sobre el cirio pascual y se encenderá, seguidamente se colocará en su soporte y se cantará o recitará el pregón pascual. En la tercera parte -liturgia bautismal- solo se renuevan las promesas bautismales.

5. Durante estos días está arraigada en el Pueblo de Dios la recepción del sacramento de la reconciliación antes de participar del Triduo Pascual. Dado que las circunstancias actuales impiden las celebraciones de este sacramento del modo habitual, invitamos a todos a que hagan ante Dios un sincero acto de contrición o de arrepentimiento por sus pecados (mediante el rezo del ‘Yo confieso ante Dios…”), con el deseo de recibir el sacramento cuando pasen las actuales circunstancias, esmerándose en los actos de caridad y servicio al prójimo.

Alentemos nuestra fe en la presencia permanente de Cristo Resucitado en nuestro mundo y en nuestras vidas en toda circunstancia (cf. Mt 28,20), a quien proclamamos en la Vigilia Pascual como Señor y fuente de vida, amor y misericordia. Como afirmaba el Papa Francisco en la homilía del pasado 27 de marzo en la oración extraordinaria en la Plaza de San Pedro a causa de la pandemia: “El Señor nos interpela y, en medio de nuestra tormenta, nos invita a despertar y a activar esa solidaridad y esperanza capaz de dar solidez, contención y sentido a estas horas donde todo parece naufragar. El Señor se despierta para despertar y avivar nuestra fe pascual. Tenemos un ancla: en su Cruz hemos sido salvados. Tenemos un timón: en su Cruz hemos sido rescatados. Tenemos una esperanza: en su Cruz hemos sido sanados y abrazados para que nadie ni nada nos separe de su amor redentor”.

Con gran afecto os encomiendo a la intercesión materna de la Virgen María.

Bilbao a 1 de abril de 2020.

Mario Iceta Gabicagogeascoa

 

Por la gracia de Dios y de la Sede Apostólica

Obispo de Bilbao