Noticia - www.bizkeliza.org
Skip to main content

“Días llenos de humanidad en la cárcel de Basauri”

creado por Campo de Trabajo |
|   Comunicación

Durante este pasado puente, un grupo de cristianos y cristianas han vivido una experiencia en la prisión de Basauri “Hemos querido encontramos con Dios en el mundo de la exclusión, en la cárcel”, explicaba a su salida Jorge Muriel, responsable diocesano de la Pastoral Penitenciaria, quien ha valorado muy positivamente la experiencia que ayer concluía.

10 personas han entrado en la prisión de Basauri estos días. Por las mañanas, estaban con los internos y, a través de juegos de mesa, procuraban ofrecerles "un tiempo de escucha, dialogo y alegría". Por las tardes, la lectura creyente de la realidad (acompañada por el delegado de Anuncio y Catequesis, Galo Bilbao) ayudaba al grupo “a reconocer el encuentro con Dios. Un encuentro encarnado en el sufrimiento, con seres humanos que están viviendo en un espacio de dolor y olvido. Personas con nombre, con pasado, pero sobretodo con un futuro lleno de esperanza que el Dios de los pobres ofrece a los últimos”, destaca Muriel, quien añade que han sido unos días de inolvidables anécdotas, oración, escucha y “estar” “saber estar”. “Días llenos de humanidad, en los que Dios se ha cruzado en nuestro camino invitándonos a contagiar esperanza”.

Pastoral Penitenciaria agradece su participación al grupo de 8 personas que han tomado parte en la experiencia “por su valentía y esfuerzo”, a la parroquia de Ariz (Basauri) “por su acogida y disponibilidad”; a Óscar Jiménez (director de Bidesari) y Galo Bilbao “por su acompañamiento. El primero dentro de la cárcel y el segundo en la lectura creyente de la realidad” y al presbítero Andoni Uriarte “por su sencillez y profundidad en la eucaristía del domingo”.

Muriel finaliza con una frase expresada durante estos días “que me ha ayudado a entender cómo me evangelizan los presos. Decía una compañera: “yo creo que los presos han hecho un campo de trabajo conmigo. Por eso estoy agradecida. Me han dedicado su tiempo, han tenido paciencia conmigo, me han transmitido cariño. Y yo, yo sólo he jugado al parchís”.

Grupo participante a le entrada de la cárcel de Basauri.