Noticia - www.bizkeliza.org
Skip to main content

Denuncia del papa ante la `dura situación´ de las personas que trabajan en la mar

creado por En el vídeo publicado en agosto |
|   Comunicación

En el 100º aniversario del Apostolado del Mar/Stella Maris, el "Video del Papa" para el mes de agosto se centra en los marineros, los pescadores y sus familias, cuyas vidas se ven atravesadas por múltiples dificultades y desafíos. En esta ocasión, el pontífice se dirige especialmente a “todas las personas que trabajan y viven del mar” y pide que recemos por ellas y sus familias: "La vida del marinero, del pescador y la de sus familias es muy dura", explica Francisco. Con ocasión de este vídeo la Diócesis de Bilbao reconoce  y agradece el servicio y dedicación de los `arrantzales´, las `sareginak´ que se afanan en tener las redes preparadas y todas aquéllas personas que viven del mar en Bizkaia y que durante este periodo de pandemia están en primera línea asegurando el suministro de pescado a la sociedad.

Tal  y como señalan en la web de información sobre el Vaticano (vatican.news), en los últimos años, varios informes en los medios de comunicación internacionales han revelado las duras condiciones de trabajo que existen en la industria marítima. El libro Fishers and Plunderers Theft, Slavery and Violence at Sea (2015) reveló, por otro lado, que los pescadores y marineros trabajan en la ocupación más peligrosa del mundo y son particularmente vulnerables a la explotación y el abuso. 
La preocupación del Papa por los desafíos a los que se enfrentan los trabajadores del mar y sus familias cada día va desde el “abandono en puertos lejanos” y el “trabajo forzado” hasta la “pesca industrial y la contaminación”. A través de imágenes de impacto provistas por la Fundación de Justicia Ambiental (EJF), se pueden ver en el video los desafíos a los que se enfrentan los trabajadores del mar y sus familias cada día. El Santo Padre también enfatiza, en medio de esta alarmante situación, que “sin la gente de mar muchas partes del mundo sufrirían hambre”.

En efecto, son más de tres mil millones las personas que dependen de la biodiversidad marina y costera para su sustento, sin mencionar que la pesca marina emplea directa o indirectamente más de 200 millones de personas.