Noticia - www.bizkeliza.org
Skip to main content

Ayer en el `Gazte Role Model´ se habló de derechos humanos, de justicia y de dignidad

creado por Pako Etxeberria y Begoña Iñarra mostraron su cara humana |
|   Comunicación

Los galardonados por la ikastola Begoñazpi en el Gazte Role Model Saria, el forense Pako Etxeberria y la religiosa Begoña Iñarra se mostraron emocionados tras recibir la escultura realizada por Nestor Basterretxea. En el acto, que reunió a muchos representantes institucionales eclesiales y civiles, con la participación de buena parte de la comunidad escolar, quedó patente la humanidad y el compromiso de las dos personas premiadas. Begoña Iñarra se refirió a la “solidaridad universal con todos los seres humanos” y Pako Etxeberria habló de “no ser neutral ante las injusticias”. El obispo auxiliar, Mons. Joseba Segura se reafirmó en la convicción de que el esfuerzo de los dos en defensa de la dignidad común es algo “que muchos creyentes y no creyentes, valoramos y compartimos”.

En las palabras de agradecimiento que dirigió Begoña Iñarra al numeroso público que se dio cita ayer en la ikastola Begoñazpi, agradeció la oportunidad que le ha ofrecido el galardón de “mirar el camino recorrido”. Se refirió al viaje haciendo suyas las palabras de Machado, porque más importante que llegar es “hacer camino”. Sus orígenes en el `botxo´ y sus familiares más cercanos con sus padresque me dieron el gusto por la solidaridad”, fueron los primeros a quien nombró. Luego llegaron sus alumnas del Congo, las estudiantes de Uganda y sus familias, los cristianos de Uganda, las mujeres de etíopes, Nairobi y la lucha de los derechos de las mujeres de África...

La Misionera de África, tocada en los más profundo por todas las mujeres víctimas de abusos con quienes ha compartido viaje, mostró tal y como refirió el obispo auxiliar en sus palabras un ejemplo de “gracia y generosidad que son en realidad, la fábrica esencial de la experiencia humana”.

Pako Etxeberria comenzó su intervención recordando el lugar donde se ubica la ikastola, en la calle Jesús Galindez, “una persona desaparecida tras su secuestro”. Realizó algunos comentarios sobre su profesión de forense “algo atípica”. Señaló un punto de coincidencia con Begoña: “he descubierto la diferencia entre ser objetivo e imparcial y neutral. Yo no quiero ser neutral cuando se vulneran los derechos humanos. Por esa razón me he implicado en la aportación a la reconstrucción de la memoria histórica”, apostilló.

Mons. Joseba Segura les agradeció por sus “vidas inspiradoras, por vuestro testimonio sostenido en medio de mucha incomprensión y desinterés, y por lo que, con sencillez, pero con verdad, simbolizáis”.

Los dos galardonados realizarán una visita durante el curso a la ikastola para compartir sus experiencias con el alumnado.

Los premiados reciben la escultura realizada por Nestor Basterretxea.