Noticia - www.bizkeliza.org
Skip to main content

Alonsotegi celebra San Antolín

|   Comunicación

Con motivo de la fiesta de San Antolín en Irauregi (Alonsotegi), hoy miércoles día 2 de septiembre se celebrará una misa solemne a las 19:00 h., y al finalizar, sobre las 19:45 h., tendrá lugar un concierto a cargo de la Capilla de Música (coro y orquesta de cámara) de la Catedral de Bilbao, que también participará en la misa. Este año, excepcionalmente y por motivos de seguridad sanitaria se celebrará en la parroquia de San Bartolomé, ya que la ermita de San Antolín tiene un aforo muy reducido (18 personas) y no cumple las normas sanitarias de ventilación y espacio requeridas.

La parroquia de San Bartolomé –explican desde la organización- es grande, tiene aforo para 107 personas (todos deberán llevar puesta la mascarilla) y se pueden garantizar las condiciones sanitarias vigentes.

Ermita de San Antolín 
 
Fue edificada a finales del siglo XV. A finales del siglo XIX la ermita estaba casi en ruinas. El año 1906 Sabina Larrea subvencionó su restauración. Es la única ermita de Bizkaia que conserva el retablo original. Es, sin duda, el bien artístico e histórico más importante de Alonsotegi. Se trata de un retablo de estilo romanista o renacentista del siglo XVI. La talla de San Antolín, en madera policromada, de comienzos del siglo XVII, proveniente de Gordexola; otra talla de santo (parece ser Job, pero podría ser San Roque) del siglo XVI que procede de Goikolegea (Larrabetzu). El banco del retablo (la parte inferior) tiene dos paneles tallados en los que aparecen las imágenes de los patronos o fundadores de la ermita: a la derecha, Antón Pérez de Coscojales y a la izquierda Elvira Jiménez de la Rentería. Ambos personajes con ropaje propio de la época. Las columnas son de estilo jónico. En 1996 este retablo se encontraba en la última etapa de su destrucción, por ello se ha procedido a una delicada restauración, finaliza da en diciembre de 1997.

La celebración tendrá lugar de forma excepcional en la iglesia de san Bartolomé, que permite un mayor aforo.