Noticia - www.bizkeliza.org
Skip to main content

Acogida a personas migrantes en “Olakueta Etxea”, de Berriz

|   Comunicación

Desde su apertura en septiembre de 2018, 89 personas han sido atendidas en el Centro de Acogida Temporal a personas migrantes de Berriz, “Olakueta Etxea”, proyecto puesto en marcha por el Departamento de Empleo y Asuntos Sociales del Gobierno Vasco y gestionado por Suspergintza Elkartea y Suspertu, empresa de inserción. En este proyecto, -explican sus responsables- está siendo clave la implicación de la ciudadanía de Berriz, no sólo de las personas voluntarias y colectivos sociales, sino también de las estructuras y recursos institucionales. Además, las religiosas Mercedarias de Berriz también se han implicado desde el primer día.

Con el objetivo principal de prestar un alojamiento transitorio y como un proceso de atención personal a personas migrantes en situación de especial vulnerabilidad, en septiembre de 2018, nació Olakueta Etxea, que se ha convertido en un proyecto plenamente humanizador, “que ayudando a personas en absoluto desamparo, ha implicado no solo a las personas y los colectivos sociales, sino también a las estructuras y recursos institucionales, todos en una posición de plena, sana y respetuosa colaboración”.

La religiosa Mercedaria de Berriz, Amaia Modrego, explica que cuando oyeron que se iba a poner en marcha un albergue de este tipo, y desde el carisma misionero de la orden, pensaron “desde aquí, en Berriz, podemos echar una mano en este proyecto, mira que bueno y ya desde el primer momento estuvimos colaborando”. Al principio, según iban surgiendo las urgencias y los problemas más inmediatos y cuando se han ido solucionando estos primeros problemas se han centrado en colaborar impartiendo clases de castellano ya que ellas hablan francés y muchos de ellos también. Además, han sido misioneras en África y conocen su contexto y los lugares de donde vienen.

Tere Iriondo, Mª Luisa Álvarez y Amaia Modrego son las religiosas Mercedarias de Berriz que colaboran en esta etapa en “Olakueta Etxea” básicamente impartiendo clases de castellano, lo cual –explican- “significa mucho para la relación con ellos y ellas, de compartir y una vez que hemos creado esa amistad es un medio para crear unos lazos de sintonía”. Amaia Modrego destaca que en el albergue se está creando un ambiente de familia y que los responsables están atentos permanentemente a cómo afrontar las situaciones nuevas que se presentan. Cáritas de Berriz también ha colaborado, así como voluntariado del pueblo.

Hace unos meses se hizo una jornada de puertas abiertas al pueblo, para darlo a conocer e invitar al voluntariado. Además, los servicios sociales del municipio también se han implicado y ayudado, se ha empadronado a los residentes y se ha escolarizado a varios niños y niñas.

Desde su apertura en septiembre de 2018, han sido atendidas 89 personas de distintos perfiles y nacionalidades computando un total de 4.881 pernoctaciones hasta finales de junio. La situación de esas personas (familias, mujeres embarazadas y/o con menores a su cargo, personas enfermas o convalecientes y/o personas en situación de vulnerabilidad) se pueden englobar en tres perfiles: 55 son personas que han solicitado asilo (61,80%); 12 han sido atendidas por razones humanitarias (15,73%) y 22 estaban en tránsito (22,47%). Estas personas son derivadas principalmente desde dos entidades: Cear Euskadi y Cruz Roja. Actualmente están siendo atendidas 26 personas: 7 mujeres, 7 hombres, 7 niños y 5 niñas.

Para explicar este proyecto se ha editado un vídeo donde las personas migrantes, las voluntarias, las trabajadoras y los representantes institucionales hablan de su experiencia en Olakueta Etxea: https://www.youtube.com/watch?v=M0wQCTqUwXg

Olakueta Etxea, en Berriz.