Noticia - www.bizkeliza.org
Skip to main content

“A los feligreses no les ha causado ninguna extrañeza el nuevo dispositivo digital”

creado por Se ha colocado en dos templos este fin de semana |
|   Comunicación

El sistema para facilitar el pago de los donativos con tarjeta o móvil ha entrado en funcionamiento este fin de semana en dos templos de Bizkaia con total normalidad. Las personas que se acercaron al Roscón Solidario de Cáritas, el sábado, tampoco se sorprendieron por la nueva propuesta y la acogieron como “lógica y adecuada a los nuevos tiempos”. 

El viernes se colocó el primer `cepillo electrónico´ en la basílica de Begoña. El párroco, Eusebio Pérez, comenta que a los fieles habituales no les ha sorprendido en exceso el atril que se ha colocado junto a la caja de las limosnas. “Es otra forma de contribuir a las necesidades del templo más adecuada a las personas que utilizan las tarjetas o los teléfonos móviles para efectuar sus transacciones en su vida cotidiana”. El santuario de la `Amatxu´ es uno de los lugares más visitados en la Diócesis por los turistas y peregrinos, por lo que “a priori, el número de usuarios puede incrementarse durante los meses estivales”. De momento, algunas personas ya se han animado a utilizar el atril digital y realizar su donativo con este nuevo servicio "que no sustituye a las colectas" en el templo, tal y como recuerda el gerente diocesano, José María Ziarrusta.

El sábado, el nuevo sistema - que es móvil- se instaló en la Plaza Nueva donde cientos de personas participaron en el Roscón Solidario. El dinero de la recaudación se destinará a Cáritas. El director de la entidad, Carlos Bargos, señala que las personas que utilizaron el dispositivo manifestaron que les parecía “de sencillo manejo” y aunque para algunos pasó “un poco desapercibido”, otros lo utilizaron y les pareció una propuesta “lógica y adecuada a los nuevos tiempos”.

El terminal de la Plaza Nueva se trasladó a la parroquia de El Carmen. Allí lleva poco tiempo, por lo que todavía es “prematuro” realizar valoraciones, comenta el párroco Mikel Martínez. Señala que a los feligreses “no les ha causado ninguna extrañeza el nuevo dispositivo digital” porque, como en otras cuestiones, “lo normal es adaptarse a cada momento".

El obispo utilizando el nuevo dispositivo en la Plaza Nueva