Tribunal eclesiástico

¿Se ha roto tu matrimonio? Enterarte de si era o no un verdadero matrimonio, puede ser de gran ayuda para curar las heridas y rehacer tu vida sin alejarte de la Iglesia.
Aunque os hayáis casado enamorados o incluso hayáis tenido hijos, el matrimonio puede ser nulo por distintos motivos. Por ejemplo, porque en el momento de celebrarse faltaba la necesaria madurez o libertad, o porque uno de los dos no podía o no estaba dispuesto a asumir el matrimonio tal como es, indisoluble, abierto a la vida...
Puedes consultar gratuitamente al Tribunal eclesiástico: un servicio de la Diócesis que te asesorará y, en su caso, tramitará el proceso para la declaración de nulidad matrimonial. Basta pedir una cita, llamando por teléfono dentro del horario de atención al público, o bien por correo electrónico, o usando el formulario de contacto.