El Camino de Santiago.

La peregrinación a Santiago de Compostela.

1. ¿Quién es Santiago?

El nombre de Santiago o Donejakue es una derivación etimológica del nombre latino Iacobus (De San-Iago, resultaría San-tiago, Done-jakue). A su vez el término latino tiene su origen en el nombre hebreo Jacob, Yeagob, que significa “Dios recompensará”.

Santiago es uno de los doce apóstoles, el llamado Santiago el Mayor para distinguirlo de otro Santiago, el de Alfeo, que era pariente de Jesús. Nuestro Santiago nació en Betsaida, era hermano de otro discípulo llamado Juan, a quien se le atribuye el cuarto Evangelio. Eran pescadores, acompañantes de Pedro en su trabajo en Cafarnaúm, a quiénes Jesús llamó a seguirle: Más adelante vio a otros dos hermanos: Santiago, hijo de Zebedeo, con su hermano Juan; estaban con su padre en la barca arreglando las redes. Jesús los llamó y dejándolo todo lo siguieron (Mt 4)

 Los hermanos Zebedeo deberían tener fuerte carácter porque llevaban el sobrenombre de “hijos del trueno”. Son dos de los apóstoles principales, quienes acompañaron a Jesús en los momentos más íntimos y personales, como por ejemplo la Transfiguración. Y son nombrados en segundo y tercer lugar en la lista de discípulos, significando así su importancia en el grupo de los Doce: Instituyó a los Doce y puso a Simón el nombre de Pedro; a Santiago el de Zebedeo y a Juan, el hermano de Santiago, a quienes puso por nombre Boanerges, es decir, hijos del trueno (Mc 3, 16-17)

Santiago el Mayor es el primer apóstol en morir, martirizado por Herodes Agripa en el año 44: Mandó ejecutar a Santiago, hermano de Juan (Hech 12). Nunca se dijo dónde fue sepultado. Se dice que Herodes prohibió darle sepultura y se mantenía la memoria histórica que decía que había sido llevado a enterrar a los límites del territorio del Imperio Romano.

2. ¿Cómo se originó el Camino de Santiago?

En el siglo IX la España visigótica está derrotada. Las divisiones internas de los reyes cristianos godos permiten que tropas musulmanas desembarquen en la península el año 711 y en pocos años ya han ocupado toda la península. Son derrotados por Carlo Magno en Poitiers en el 732 y, frenado su avance por Europa, se quedan en la Península Ibérica. Los cristianos que pueden huyen al norte, con las reliquias de los santos y se refugian en las montañas de Asturias, Cantabria y Galicia. En este contexto de dificultad y persecución, cuando más se necesitaba un signo de fe, en el año 813, siendo Alfonso II rey cristiano con capital en Oviedo, se produce un hallazgo: un cementerio cristiano muy antiguo, de origen romano. En el centro, un sepulcro rodeado por otras muchas sepulturas cristianas superpuestas, como si durante siglos, todos hubieran querido enterrarse junto a esa primera tumba, igual que ocurre con los sepulcros de los Apóstoles y los mártires. Ese cementerio había sido abandonado por alguna extraña razón y había quedado cubierto de tierra y oculto por vegetación durante siglos.

La antigua tradición que sostenía que Santiago había predicando en Hispania (en Zaragoza se venera la aparición al Apóstol de la Virgen en carne mortal sobre un Pilar), añadida a la que mantenía que su cuerpo había sido llevado a sepultar hasta el fin del Imperio Romano (Finisterre), hizo identificar el hallazgo como el sepulcro oculto de Santiago Apóstol y extender la noticia por Europa.

La peregrinación al “Campo de las Estrellas”, a Compostela, da su comienzo con la marcha que hacia él realiza Alfonso II desde Oviedo. El primero de una serie innumerables de peregrinos que acudirán desde Europa, y después desde otras partes del mundo.

3. ¿Qué es el Xacobeo?

El Xacobeo, o Jacobeo, es la celebración del Año Santo Jubilar Compostelano donde la Iglesia ofrece gracias espirituales especiales a quienes acuden en peregrinación a Santiago de Compostela. No se celebra todos los años, sino únicamente cuando el día de la fiesta de Santiago, el 25 de julio, coincide en domingo. La primera proclamación del Año Santo Jacobeo la anunció el Papa Calixto II en el año 1122, y fue posteriormente confirmada por Alejandro III en 1179 mediante la Bula pontificia “Regis aeterni”, confiriéndole perpetuidad.

Las gracias jubilares del Camino de Santiago, es decir la Indulgencia Plenaria, se alcanzan cuando se acude en peregrinación por cualquier medio a la tumba del Apóstol para orar, tras haber recibido el sacramento de la Reconciliación y haber acudido a comulgar en la celebración eucarística.

4. ¿Qué es la Compostela?

Se trata de un documento otorgado por las autoridades eclesiásticas que certifica haber peregrinado por motivos religiosos y completado al menos cien kilómetros a pie o a caballo, de cualquier ruta del Camino de Santiago (200km si se hace en bicicleta).

No hay que confundir alcanzar la Gracia del Xacobeo con la Compostela. El Jubileo otorga la Indulgencia Plenaria al peregrino en base a unos requerimientos religiosos específicos, y la Compostela acredita que se ha encaminado con motivaciones religiosas a Santiago por unos medios determinados y desde unas distancias marcadas. Se puede de hecho, ganar el Jubileo viajando por cualquier medio y es posible recibir la Compostela sin ganar el Jubileo

5. ¿Qué es la Indulgencia Plenaria?

El Año Santo Compostelano es la oportunidad que nos da la Iglesia de alcanzar la Gracia jubilar de la Indulgencia Plenaria, esto es, el encuentro reconciliador pleno con Cristo.

La Indulgencia Plenaria es la remisión ante Dios de la pena temporal por los pecados, ya perdonados, en cuanto a la culpa. Es decir, el perdón completo de los pecados. O sea, alcanzar una Nueva Vida reconciliada que recupera la santidad primera.

La Puerta Santa, que permanece abierta durante todo el año Jacobeo, representa el acceso a la santidad de vida que nos ha otorgado la Gracia Jubilar. El pórtico de la Gloria expresa el recibimiento que Cristo, sentado en su trono, rodeado de los profetas, los mártires y todos los santos, nos hace por entrar en esta vida santa. Santiago está representado, con su bastón de peregrino, abriéndonos el paso, porque es él quien nos ha traído y conducido hasta aquí, hasta la puerta de la Gloria del cielo.

Ganamos el Jubileo, es decir ganamos la Indulgencia Plenaria, cuando tras peregrinar a Santiago, confesamos nuestros pecados (participando del Sacramento de la Reconciliación, con una conversión sincera) comulgamos, profesamos nuestra Fe y pedimos por la Iglesia y el Papa.

6. Caminos, rutas y modos de peregrinar.

Desde el comienzo, el peregrino partía de su hogar para llegar a la “Casa de Santiago”, la Catedral, y por lo tanto, hay tantos Caminos como peregrinos. Sin embargo, los peregrinos van coincidiendo en sus caminos y van haciendo rutas al andar. Realmente el Camino no era una senda sino una región de paso formada por los lugares de acceso más frecuentados. Estas rutas dependían de muchos factores externos, como podía ser la seguridad, los hospitales, albergues, vados y puentes y los santuarios, estos últimos eran muy importantes para los peregrinos, que se desviaban si era preciso para venerar un especial lugar santo del Camino.

Poco a poco fueron gestándose varias rutas destacadas y tradicionales que concentraron la afluencia de peregrinos, son los actualmente llamados Caminos de Santiago.

Podemos fijar los siguientes:

  • El Camino Francés: Recibe este nombre por ser el más frecuentado por los peregrinos que accedían desde Francia, y que estos protegían. Hoy en día es el más popular. Entra en la Península por Roncesvalles, pasando por Pamplona, Logroño, Burgos, León, Astorga, Ponferrada, entrando en Galicia por O Cebreiro.
  • El Camino del Norte: Es el acceso más antiguo desde Francia que recorre la costa cantábrica, pasando por Irún, San Sebastián, Bilbao, Santander, Gijón, Avilés y entrando a Galicia desde Ribadeo.
  • El Camino Primitivo: Es la ruta que Alfonso II inauguró desde Oviedo, recorre el interior de Asturias, pasando por Lugo y uniéndose en su último tramo al Camino del Norte y al Camino Francés.
  • El Camino Inglés: Originado por la afluencia de peregrinos de las islas británicas, que viajaban por mar desembarcando en A Coruña o Ferrol y desplazándose desde allí a pie.
  • El Camino Portugués: Son distintas rutas en Portugal (interior y costa) que entran en el territorio gallego por Tui.

¡Ultreia!! ¡Buen Camino!