bilboko elizbarrutia
26-07-2014

31/07/2014

Solemnidad de San Ignacio (Patrono de Bizkaia)

Misa solemne (12 h.)

25/08/2014

XXX Gogoeta Astea

"Galilean aurkituko duzue. Itxaropena eta sinesmena sendotuz" Arrupe Hotela (Loiola) (Abuztuaren 25tik 29ra)

28/09/2014

Campaña de Caritas

02/10/2014

Comienzo curso Pastoral 14-15

30 de septiembre, 1-2 de octubre

19/10/2014

DOMUND

09/11/2014

Jornada de Proyecto Hombre

En toda la diócesis

16/11/2014

Día de la Iglesia Diocesana

En toda la Diócesis

08/12/2014

Día del Seminario

En toda la Diócesis

21/12/2014

Campaña de Navidad

Cáritas diocesana

28/12/2014

Día de la Familia

En toda la diócesis  

facebooktwitterrssyoutubelivestreamivooxflickr

 Bizkeliza :: Evangelio del día

Revista diocesana

Alkarren Barri n.214

Comunicación

Solidaridad

  • Logo Cáritas
  • Logo MMDDVV
  • Logo Gizakia

Formación

  • Logo Elizbarrutiko Ikastetxeak
  • Logo EDE
  • Logo IDTP
Logo BAM

Cultura

  • Logo aheb-beha
  • Logo Labayru
  • Logo Museo Diocesano
Evangelio del día

Evangelio del día

Día: 26-07-2014
sabado
Santoral: Joaquín y Ana, padres de la Virgen María [Más información sobre Santos]
Otras fechas

sabado, XVI semana del tiempo ordinario

Lectura 1


¿Creéis que es una cueva de bandidos el templo que lleva mi nombre?

Lectura del libro de Jeremías 7,1-11

Palabra del Señor que recibió Jeremías:
- Ponte a la puerta del templo,
y grita allí esta palabra:
«¡Escucha, Judá, la palabra del Señor,
los que entráis por esas puertas
para adorar al Señor!».
Así dice el Señor de los ejércitos, Dios de Israel:
- Enmendad vuestra conducta y vuestras acciones,
y habitaré con vosotros en este lugar.
No os creáis seguros con palabras engañosas,
repitiendo: «Es el Templo del Señor,
el Templo del Señor, el Templo del Señor».
Si enmendáis vuestra conducta y vuestras acciones,
si juzgáis rectamente entre un hombre y su prójimo;
si no explotáis al forastero, al huérfano y a la viuda,
si no derramáis sangre inocente en este lugar,
si no seguís a dioses extranjeros, para vuestro mal,
entonces habitaré con vosotros en este lugar,
en la tierra que di a vuestros padres,
desde hace tanto tiempo y para siempre.
Mirad: vosotros os fiáis
de palabras engañosas que no sirven de nada.
¿De modo que robáis, matáis, adulteráis,
juráis en falso,
quemáis incienso a Baal,
seguís a dioses extranjeros y desconocidos,
y después entráis a presentaros ante mí en este templo,
que lleva mi nombre,
y os decís: «Estamos salvos»,
para seguir cometiendo esas abominaciones?
¿Creéis que es una cueva de bandidos
este templo que lleva mi nombre?
Atención, que yo lo he visto -oráculo del Señor-.

Salmo


Sal 83, 3. 4. 5-6a y 8a. 11

R. ¡Qué deseables son tus moradas, Señor de los ejércitos!

Mi alma se consume
y anhela los atrios del Señor,
mi corazón y mi carne
retozan por el Dios vivo.

Hasta el gorrión ha encontrado una casa;
y la golondrina, un nido donde colocar sus polluelos:
tus altares, Señor de los ejércitos,
Rey mío y Dios mío.

Dichosos los que viven en tu casa,
alabándote siempre.
Dichosos los que encuentran en ti su fuerza;
caminan de baluarte en baluarte.

Vale más un día en tus atrios
que mil en mi casa,
y prefiero el umbral de la casa de Dios
a vivir con los malvados.

Evangelio


Dejadlos crecer juntos hasta la siega

Lectura del santo evangelio según san Mateo 13,24-30

En aquel tiempo, Jesús propuso otra parábola a la gente:
- El reino de los cielos se parece a un hombre que sembró buena semilla en su campo; pero, mientras la gente dormía, su enemigo fue y sembró cizaña en medio del trigo y se marchó. Cuando empezaba a verdear y se formaba la espiga apareció también la cizaña. Entonces fueron los criados a decirle al amo:
- Señor, ¿no sembraste buena semilla en tu campo? ¿De dónde sale la cizaña?
Él les dijo:
- Un enemigo lo ha hecho.
Los criados le preguntaron:
- ¿Quieres que vayamos a arrancarla?
Pero él les respondió:
- No, que, al arrancar la cizaña, podríais arrancar también el trigo. Dejadlos crecer juntos hasta la siega y, cuando llegue la siega, diré a los segadores: «Arrancad primero la cizaña y atadla en gavillas para quemarla, y el trigo almacenadlo en mi granero».