bilboko elizbarrutia
01-10-2014

02/10/2014

Comienzo curso Pastoral 14-15

30 de septiembre, 1-2 de octubre

12/10/2014

Ordenación Diaconal

Misa de Ordenación Diaconal de Jesús Llarena y Juan Marín, presidida por mons. Iceta (19:00 h.)

18/10/2014

VII Asamblea Diocesana de Eko-Acg

En el colegio La Salle (Deusto) (De 10:00 a 19:00 h.)

19/10/2014

DOMUND

21/10/2014

Conferencia:

"La restauración de la Compañía de Jesús en 1814: Lecciones de un acontecimeinto dos veces centenario" (P. Manuel Revuelta, sj) En Arrupe...

25/10/2014

Taller: "Las redes sociales y su aplicación a la nueva evangelización" (Iniciación)

Org. Consejo Diocesano de Religiosos (Confer Bilbao) Dirige: Xiskya Valladares, pm. En el colegio de la Pureza (Bilbao) (De 10:00 a...

08/11/2014

IV Encuentro de Voluntarios Religiosos y Religiosas

Organiza: Consejo Diocesano de Religiosos (Confer Bizkaia) Tema: "¿Cuáles son nuestras prioridades como voluntarios?" Dirige: Marta...

09/11/2014

Jornada de Proyecto Hombre

En toda la diócesis

16/11/2014

Día de la Iglesia Diocesana

En toda la Diócesis

21/11/2014

Cursillos de Cristiandad (Cursillo Mixto, nº 108)

Organiza: Movimiento Cursillos de Cristiandad (Del 21 al 23 de noviembre) Lugar: Casa de Espiritualidad de Begoña Clausura: Día 23,...

facebooktwitterrssyoutubelivestreamivooxflickr

 Bizkeliza :: Evangelio del día

V PDE 2014-2018

Revista diocesana

Alkarren Barri n.214

Comunicación

Solidaridad

  • Logo Cáritas
  • Logo MMDDVV
  • Logo Gizakia

Formación

  • Logo Elizbarrutiko Ikastetxeak
  • Logo EDE
  • Logo IDTP
Logo BAM

Cultura

  • Logo aheb-beha
  • Logo Labayru
  • Logo Museo Diocesano
Evangelio del día

Evangelio del día

Día: 01-10-2014
miércoles
Santoral: Teresa del Niño Jesús, virgen y doctora [Más información sobre Santos]
Otras fechas

miércoles, XXVI semana del tiempo ordinario

Lectura 1


El hombre no es justo frente a Dios

Lectura del libro de Job 9,1-12. 14-16

Respondió Job a sus amigos:
- Sé muy bien que es así:
que el hombre no es justo frente a Dios.
Si Dios se digna pleitear con él,
él no podrá rebatirle de mil razones una.
¿Quién, fuerte o sabio,
le resiste y queda ileso?
Él desplaza las montañas sin que se advierta
y las vuelca con su cólera;
estremece la tierra en sus cimientos,
y sus columnas retiemblan;
manda al sol que no brille
y guarda bajo sello las estrellas;
él solo despliega los cielos
y camina sobre la espalda del mar;
creó la Osa y Orión,
las Pléyades y las Cámaras del Sur;
hace prodigios insondables,
maravillas sin cuento.
Si cruza junto a mí, no puedo verlo,
pasa rozándome y no lo siento;
si coge una presa, ¿quién se la quitará?,
¿quién le reclamará: «qué estás haciendo»?
Cuánto menos podré yo replicarle
o escoger argumentos contra él.
Aunque tuviera razón, no recibiría respuesta,
tendría que suplicar a mi adversario;
aunque lo citara y me respondiera,
no creo que me hiciera caso.

Salmo


Sal 87, 10bc-11. 12-13. 14-15

R. Llegue, Señor, hasta ti mi súplica.

Todo el día te estoy invocando,
tendiendo las manos hacia ti.
¿Harás tú maravillas por los muertos?
¿Se alzarán las sombras para darte gracias?

¿Se anuncia en el sepulcro, tu misericordia,
o tu fidelidad en el reino de la muerte?
¿Se conocen tus maravillas en la tiniebla,
o tu justicia en el país del olvido?

Pero yo te pido auxilio,
por la mañana irá a tu encuentro mi súplica.
¿Por qué, Señor, me rechazas
y me escondes tu rostro?

Evangelio


El que echa mano al arado y sigue mirando atrás, no vale para el Reino de Dios

Lectura del santo evangelio según san Lucas 9,57-62

En aquel tiempo, mientras iban de camino Jesús y sus discípulos, le dijo uno:
- Te seguiré adonde vayas.
Jesús le respondió:
- Las zorras tienen madriguera y los pájaros nido, pero el Hijo del Hombre no tiene donde reclinar la cabeza.
A otro le dijo:
- Sígueme.
Él respondió:
- Déjame primero ir a enterrar a mi padre.
Le contestó:
- Deja que los muertos entierren a sus muertos; tú vete a anunciar el Reino de Dios.
Otro le dijo:
- Te seguiré, Señor. Pero déjame primero despedirme de mi familia.
Jesús le contestó:
- El que echa mano al arado y sigue mirando atrás, no vale para el Reino de Dios.