Noticia - www.bizkeliza.org
Skip to main content

“Las palabras convencen, el ejemplo arrastra”

creado por Presentación del nuevo libro de Gabriel Mª Otalora |
|   Comunicación

El vicario territorial Félix Larrondo acompañará hoy a un parroquiano, Gabriel María Otalora, en la presentación de su nueva publicación titulada “El evangelio de los excluidos”. El director de la revista de Misiones Diocesanas “Los Ríos”, Josetxu Canibe, también asistirá al acto de presentación que se realizará hoy, a las siete de la tarde, en la librería San Pablo de Bilbao.

¿Cuál es la razón de la publicación, obedece a la necesidad de anunciar el Evangelio de una manera más acorde a la actualidad?

 Afortunadamente, el mensaje evangélico siempre es actual. Lo que me ha inspirado a escribir este libro es la preocupación de que, cuanto más excluidos de todo tipo estamos generando, cuanta más gente se está quedando en la cuneta, el mensaje de Jesús no se percibe de actualidad.  Sin duda que necesitamos actualizar el mensaje, pero sobre todo, la vivencia. Las palabras convencen, pero solo el ejemplo arrastra. Y la evangelización del siglo XXI pasa por recuperar la coherencia y la audacia de los profetas, algo olvidados.

Mencionas la necesidad de llevar a la práctica los evangelios, ¿qué propuestas concretas realizas?

Trato de recordar que lo esencial es el reino de Dios y su justicia. El reino del amor y de la misericordia de las bienaventuranzas, y su justicia, que se olvida demasiadas veces. No es un Reino para implantar en el otro mundo (allí ya está implantado en su totalidad), sino para implantar aquí, con el próximo, el cercano; la única vía para conocer realmente a Dios.

La propuesta del libro es acercarnos a la realidad que Jesús vivió para intentar aprehender lo esencial a aplicar en este nuestro tiempo.

¿A quién te diriges?

Al final, todos nos hemos sentido excluidos alguna vez, de una u otra manera. Y algunos sufren la exclusión de una manera atroz. E, igualmente, hemos sido excluyentes con el prójimo. Hasta Jesús fue el gran excluido. Y Él no quiere pobres ni atribulados por tantos dolores evitables. El evangelio señala como preferentes a los excluidos pero no solo porque necesitan más ayuda y atención, sino porque fueron los que mejor sintonizaron con el mensaje de Jesús. Su humildad y apertura, sus ganas de creer son un ejemplo de una actitud que en Occidente estamos perdiendo.

¿Qué pueden aportar los cristianos de base a la sociedad?

 Mucha mano tendida en forma de escucha activa, de compatía (compasión y empatía) que diría Octavio Paz cuando rescató este término de Petrarca), priorizar lo esencial, que es mostrar el rostro de Dios Amor -evangelizar- como buena noticia que alegre a tantos desnortados. Si no somos sal, esperanza, razones de alegría, estaremos lejos del evangelio.