Ebanjelioa eta irakurgaiak

Eguna: 13-08-2019
martitzena

urtean zehar, XIX. astea martitzena

Irakurgaia 1


Sé fuerte y valiente, Josué, porque tú has de introducir al pueblo en la tierra

Lectura del libro del Deuteronomio 31,1-8

Moisés dijo estas palabras a los israelitas:
- He cumplido ya ciento veinte años, y me encuentro impedido; además el Señor me ha dicho: «No pasarás ese Jordán».
El Señor, tu Dios, pasará delante de ti.
Él destruirá delante de ti esos pueblos, para que te apoderes de ellos.
Josué pasará delante de ti, como ha dicho el Señor.
El Señor los tratará como a los reyes amorreos Sijón y Og, y como a sus tierras, que arrasó.
Cuando el Señor os los entregue, haréis con ellos lo que yo os he ordenado.
¡Sed fuertes y valientes, no temáis, no os acobardéis ante ellos!, que el Señor, tu Dios, avanza a tu lado, no te dejará ni te abandonará.
Después Moisés llamó a Josué, y le dijo en presencia de todo Israel:
- Sé fuerte y valiente, porque tú has de introducir a este pueblo en la tierra que el Señor, tu Dios, prometió dar a tus padres; y tú les repartirás la heredad.
El Señor avanzará ante ti. Él estará contigo: no te dejará ni te abandonará.
No temas ni te acobardes.

Salmoa


Dt 32, 3-4a. 7. 8. 9 y 12

R. La porción del Señor fue su pueblo.

Voy a proclamar el nombre del Señor:
dad gloria a nuestro Dios.

Acuérdate de los días remotos,
considera las edades pretéritas,
pregunta a tu padre y te lo contará,
a tus ancianos y te lo dirán.

Cuando el Altísimo daba a cada pueblo su heredad,
y distribuía a los hijos de Adán,
trazando las fronteras de las naciones,
según el número de los hijos de Dios.

La porción del Señor fue su pueblo,
Jacob fue el lote de su heredad.
El Señor solo los condujo,
no hubo dioses extraños con él.

Ebanjelioa


Begira gero, txiki horreetako bat gitxitzat hartzea!

Jesu Kristoren Ebanjelioa San Mateoren liburutik
Mt 18, 1-5. 10. 12-14

Aldi haretan, hurreratu jakozan ikasleak Jesusi eta itaundu eutsoen: «Nor da handiena zeruetako erreinuan?» Jesusek, umetxo bati deitu, hareen artean jarri eta esan eutsen:
«Benetan dinotsuet: Barriro umeen antzeko bihurtzen ez bazaree, ez zaree sartuko zeruetako erreinuan. Beraz, ume hau baizen txiki bihurtzen dana, hori da zeruetako erreinuan handiena. Eta honako umea nire izenean onartzen dauanak Neu onartzen nau.
Kontuz! Ez dagizuela txiki honeetako inor gitxietsi! Izan ere, egia esan, honeen aingeruak zeruko nire Aitaren aurpegia ikusten dabe eten barik zeruan.
Zer deritzazue? Gizon batek ehun ardi baldin baditu eta bat galtzen bajako, ez al da, beste laurogeita hemeretziak mendian itzirik, galdutakoaren bila joango? Eta aurkitzen badau —benetan dinotsuet—, gehiago pozten da haregaitik, galdu ez diran beste laurogeita hemeretziakaitik baino. Era berean, zeruko zuen Aitak ez dau gura txiki honeetako inor galtzerik».