La Familia, sujeto de Evangelización

Una propuesta diocesana para la pastoral de conjunto

El proceso de discernimiento realizado en la diócesis en la primera fase del V Plan Diocesano de Evangelización (PDE), coincidente en el tiempo con los dos Sínodos dedicados a la familia, ha mostrado una clara prioridad por entender la familia como sujeto agente de la evangelización y no solamente como destinataria. Ello plantea la necesidad de repensar, renovar y fortalecer la pastoral globalmente entendida, no sólo la pastoral familiar. Para la renovación de esta ha promulgado el papa Francisco la Exhortación Amoris laetitia, que señala el camino a seguir.

Una primera mirada detecta cuestiones que es preciso abordar de modo compartido. En la práctica, se concibe la evangelización fundamentalmente ligada al anuncio, cuando en realidad consta de elementos variados, aun cuando el primer anuncio es la piedra primera y angular. El compromiso con la caridad y la justicia, la oración personal y comunitaria, la vida sacramental y la adhesión a la comunidad son también elementos constitutivos de la evangelización. Por ello, es necesario articular una respuesta global, asumiendo la perspectiva de una pastoral de conjunto. Ahí está la clave de lo que ahora se presenta. En algunos casos se tratará de poner en marcha iniciativas de nuevo cuño, pero la novedad más importante está en la asunción de una nueva perspectiva, más integral, que resitúe y transforme lo que ya se está realizando.

Las Delegaciones de Caridad y Justicia, Liturgia y Evangelización y Catequesis han reflexionado y elaborado conjuntamente el documento que ahora se presenta con objeto de impulsar la acción pastoral en el conjunto de la diócesis. Esta propuesta se enmarca en el proceso de remodelación de la Curia Pastoral que por una parte, trata de facilitar la pastoral de conjunto, superando una división estricta en departamentos, y por otra, desea ofrecer un acompañamiento más eficaz a las vicarías, unidades pastorales y parroquias, así como a los diversos ámbitos de la pastoral. Si la misión es la que determina la vida de la Iglesia, el discernimiento realizado implica la reconversión y renovación de los dispositivos pastorales.

El presente documento se estructura en tres apartados. En el primero se trata de clarificar el significado y la fundamentación del punto de partida: la familia entendida como sujeto agente de la evangelización. En el segundo se ofrece un análisis compartido que desemboca en unas primeras conclusiones. Finalmente, en el tercero se proponen líneas de actuación para la pastoral de conjunto.

 

DESCARGA MATERIAL